Área de MóDULOS HABITACIONALES EN EL HOTEL - BALNEARIO DE ARIÑO, TERUEL (2017) 
Dos son los condicionantes con los que este proyecto comienza, el primero es ampliar la oferta del balneario con un nuevo concepto de habitación, más aislada y vinculada con la naturaleza, y en segundo lugar dar un primer paso en la integración del hotel - balneario en la parcela, colonizando los límites de esta de una forma natural y mimetizada con el entorno, donde los límites entre naturaleza y urbanización no sean una línea sino una gran zona verde que en el futuro seguirá desarrollándose.



Aunque se han previsto más actuaciones futuras la propuesta actual consta de 7 módulos – habitación y un pequeño camino para dar servicio a las mismas.



El camino de acceso discurre en un primer término paralelo al GR para separarse y volverse más irregular conforme nos acercamos a la zona de afección, se ha propuesto un hormigón cepillado como solución a la integración con el terreno actual por su aspecto amable con la naturaleza del lugar y la funcionalidad de cara a la accesibilidad a los módulos. Una vez nos acercamos a los mismos se han proyectado unos pequeños senderos a base de lajas sueltas que marcan la diferencia entre el camino público y la privacidad de cada módulo.



Los módulos se plantean como unos elementos aislados capaces de relacionarse con de los futuros árboles que colonizarán la zona en continuación con los que ya se desarrollan en la ladera de la montaña contigua. Se ha buscado una estética neutra, una envolvente mimetizada con el entorno a base de paneles de fibrocemento en tonos tierra y unas carpinterías de línea sencilla. La construcción de los mismos es en seco con una estructura ligera de madera, tal y como se describe en la documentación gráfica y memoria constructiva.






Funcionalmente se ha optado por un acceso directo por la terraza, debido a la situación aislada en la parcela desaparece la necesidad de un acceso tradicional por detrás, esta solución da total libertad para distribuir la planta del módulo. Se ha buscado una planta abierta incorporando las partes ‘limpias’ del baño al espacio principal y maximizando la relación con el entorno insertando no solo un gran ventanal en el frente, que unifica toda la habitación, sino también un apertura lateral capaz de dar perspectiva al usuario de la naturaleza que le rodea.



ARQUITECTO: DAVID MARTÍNEZ GARCÍA
ARQUITECTO TÉCNICO: MARIO GALÁN BARRADO